Desde la Universidad de Extremadura os queremos facilitar algunos consejos prácticos sobre la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), llamada por muchos de vosotros “Selectividad”. 

 

¡No te retrases!  

Recuerda que en los días de celebración de las Pruebas, sois muchos los estudiantes que os desplazáis hasta las sedes de examen, por eso, debes salir con tiempo suficiente de casa teniendo en cuenta los posibles atascos en las vías de acceso y las dificultades que puedas encontrarte en el transporte público. No olvides ser puntual en todos los exámenes, ¡¡no te relajes!!

 

Comprueba bien tus horarios  

Recuerda que NO todos los compañeros tendréis los mismos horarios, revisa bien los tuyos y no confundas cuándo tienes que examinarte de cada materia. Si en tus horarios, ves que hay alguna coincidencia (dos materias de las que te inscribiste situadas en la misma franja horaria), no te preocupes, el Tribunal ya tiene previsto cómo solucionarlo: tendrás que examinarte de la primera materia que aparezca en el bloque horario en cuestión y dejar la otra para el bloque reservado en el último día de las pruebas (jueves) para las coincidencias. En cualquier caso, si te encuentras en esta situación, deberás contactar con el Delegado de Sede para recibir las instrucciones precisas sobre cómo actuar.

 

No dejes nunca tus pegatinas  

Sabes que las pegatinas identificativas son el único instrumento que el Tribunal tiene para identificar tus exámenes una vez realizados. No dejes nunca de lado tus pegatinas porque pueden extraviarse.

 

Lleva siempre contigo el DNI  

El Tribunal puede requerir tu identificación en cualquier momento. Para ello, debes llevar siempre contigo el Documento Nacional de Identidad o Pasaporte y el resguardo de tu inscripción en las PAU.

 

Lee bien las preguntas  

Antes de decidir qué opción elegir (entre A y B) en cada examen, debes leer bien las preguntas, despacio y hasta el final. De esta forma podrás valorar cuál de ellas se adecua mejor a tu preparación.

 

Escribe despacio y con buena letra  

Facilitarás el proceso de corrección si tu examen está desarrollado con una presentación limpia y cuidada y con una letra entendible y clara. Cuando termines, lee tu examen detenidamente antes de entregarlo. Debes revisar que no tienes faltas de ortografía ni errores gramaticales o de contenido.

 

 

 

Descargar guía en PDF